Cai Guo-Qiang en el Prado. El espíritu de la pintura